lunes, 31 de marzo de 2008

HABLABABAS por Carlos Carlín (*)








Carta a la parrisha
En la cashe, Marzo del 2008.
Quiero dirigirme a la opinión pública para agradecer el cariño que en forma de frijoles calientes recibí de Uds., hermanos peruanos, desde que bajé del bus que me sacó de Argentina y me puso en esta hermosa tierra. He sido sho quien más ha sido perjudicado por el último quilombo televisivo que la VIEJA. costumbre de no decir la verdad ocasionó. Acompañado de mis acocodriladas botas vaqueras, estoy ahora en la mismísima cashe, todo gracias a una CADAVÉRICA . situación de la que sho ni enterado estaba. Pero no guardo rencor por la RABIOSA. ironía que ha puesto mi hambre a prueba. Felizmente guardé los 25 soles del vuelto de las últimas cajetishas de cigarrishos que vociferando me mandó a comprar. Estoy shano a laburar y poder decirle a la PELLEJUDA. realidad que me aqueja, que puedo cantar en matrimonios o ayudar en GERIÁTRICOS. Y quiero confesarles que sho: No soy Argentino, Soy Boliviano.
EL GAUCHO CAMA ADENTRO.
(*) Aparecido en su columna del diario Perú21. Buenísimo.

EL ADICTIVO HEDOR DEL DINERO





¿Negocios son negocios? por Rosa María Palacios (*)
Una cosa es un desnudo griego y otra un cholo calato, decía hace muchos años Héctor Velarde. Parafraseándolo, hoy día podemos decir que en el gobierno aprista una cosa es un comunista en la China y otra un comunista en el Perú. Ese es el mensaje político que resulta de la última gira del presidente Alan García al Asia.
Así, el comunista de la China es un socio estratégico. El comunista en el Perú es portador de una ideología trasnochada. El comunista chino es bienvenido con todos sus inversionistas aunque el modelo sea Shougang en Marcona. El comunista peruano debe ser vigilado, perseguido y, de ser posible, encarcelado por bolivariano y terrorista, ya que es financiado por transnacionales del crimen.
El comunista chino puede violar los derechos de todos los chinos. Puede decirle a su pueblo dónde tiene que vivir, qué tiene que comer, cuánto debe ganar y cuántos hijos debe tener, forzando a millones de mujeres al aborto obligatorio. Puede invadir el Tíbet y prohibir el culto religioso, incendiar templos y asesinar monjes, y eso no solo no se condena sino, más bien, se respalda.
El comunista peruano, que los hay, está en vías de extinción, pero todos sus parientes políticos socialistas son objeto de sospecha gubernamental. El Apra como partido, desde la polémica Haya-Mariátegui, se ha enfrentado visceralmente al comunismo local. Pero el comunista chino es estupendo. Es, como me dijo alguien estos días, "otra cosa". ¿Será la billetera esa "otra cosa"?
Esta dualidad es difícil de tragar. El deseo del presidente García de agradar al interlocutor no puede hacerlo caer tan fácilmente en un error de política exterior que replica de manera negativa dentro y fuera del país. Las exportaciones necesitan mercados y el Perú, inversionistas, pero no al costo de negociar los principios. Ningún país occidental ha tenido que hacerlo.
Cuando hay principios liberales, la coherencia obliga a que nadie pueda ser perseguido por sus opiniones e ideas ni aquí ni, literalmente, en la China. Sin embargo, el presidente, que es un converso al liberalismo, solo tomó la mitad del evangelio. Le gusta el libre mercado, pero no las libertades democráticas. Y ambas, libertad política y libertad económica, son las dos caras de la misma moneda. Cuando se intenta separar las cosas, resultan muy mal para todos. Totalitarismo, dictadura y reparto de pobreza es su consecuencia.
Mucho cuidado con la impaciencia, con la crítica y con el respeto del Estado a las libertades de expresión, asociación, sindicalización o culto. Esperemos que no se empiece a respaldar afuera lo que, en realidad, se desea para adentro.

(*) Aparecido en su columna del diario Perú21
Hay algunos que por plata son capaces de rematar la silla de ruedas de la abuelita. Hay que reconocer que si el chancho anda merodeando por ahí con un kimono mental de fan del billete chino es porque ya descubrió las trufas.

YO FUI LORNA...YO FUI LORNA





ONAnismo por Jorge Bruce (*)
Decir que la lucha anticorrupción no es una prioridad del Gobierno es un eufemismo. Si alguien quisiera darle el beneficio de la duda, tendría que ponerse unas gruesas anteojeras para evitar mirar al Ministerio del Interior, cuyo titular (que -ojo Caretas- cada vez se parece más a Mao) sigue en el puesto como si no se hicieran compras escandalosas y murieran manifestantes y policías. Mientras tanto, la ex jueza Carolina Lizárraga, jefa de la ONA, tiene que acudir al Parlamento a explicar cómo trabaja en condiciones limitadísimas, pese a disponer de un buen equipo y la voluntad de hacer bien las cosas. El contralor Matute, designado en otra época, pero con la misma voluntad de que no pase nada por su amigo Toledo, celebra porque gana puntos en la competencia, pero esto no disminuye un ápice la corrupción, que descorcha champán con estas querellas intestinas que la dejan operar en el silencio y la oscuridad que le son propicios. Ya está claro que la ONA ha sido otro de los inventos del presidente, o de sus asesores, para no solo adormecer a la opinión pública, sino, lo que es más grave, fomentar entidades públicas redundantes y asegurarse que todo permanezca en el terreno declarativo e ineficiente que nos arrulla cada noche.Al mismo tiempo, la revista Latin Finance elige a Alan García como el hombre del año por los logros financieros del país, lo que es una buena noticia para la imagen internacional del Perú, pero no arregla las cosas puertas adentro. Lo propio puede afirmarse de un espaldarazo tan significativo como el de Mario Vargas Llosa. Al otorgarle un reconocimiento sin matices ni asomo de crítica, nos complica la vida a quienes queremos el éxito del régimen por el bien de la democracia y el futuro del Perú, pero no teniendo al crecimiento económico como valor supremo, tal como lo acaba de evidenciar el mandatario peruano con sus penosas declaraciones respecto de la China y el Tíbet. Esas distinciones refuerzan en la mente del presidente la convicción de que todo aquello que ralentice su marcha en pos de los gráficos macroeconómicos hacia arriba, tales como lucha anticorrupción, derechos humanos o calidad del servicio estatal a los más pobres, provienen de los ladridos de los perros de chacra (es decir del hortelano) que hemos sido hábilmente catapultados al lugar metafórico antes ocupado por el congresista Mulder. Todo esto constituye un peligroso error estratégico. Mientras el Gobierno se siga amparando en el aplauso del sector VIP del gran teatro nacional, descalificando los silbidos y el pataleo de la cazuela, a la que se procura distraer con nombramientos vistosos, pero ineficaces como Forsur, Pacto Social, Juntos, Crecer, ONA o incluso el Acuerdo Nacional y los sortilegios que ya vendrán, se ahonda la brecha del descontento social, la vivencia de abandono y el resentimiento personal. El fantasma persecutorio que obnubila al presidente parece ser este: cualquier individuo (hombre o mujer) u organización sin castrar en las inmediaciones de su poder, es una amenaza para su papel estelar de macho dominante.
Si no hubiera embalado su formación humanista para convertirse en un derechista recalcitrante, y releyera Tótem y Tabú, de Freud, se angustiaría más -pero acaso entendería- al recordar lo que los hijos desplazados y hartos del maltrato hicieron con el padre despótico y acaparador. Después vinieron el remordimiento y los monumentos, pero esa es una vieja historia de cuando los libros tenían importancia.
(*) Aparecido en su columna del diario Perú21. La inteligente foto de la barbie anticorrupción pertenece al blog pepitas.com
No estamos de acuerdo con el Dr Bruce. El Ministro de los Interiores no se parece a Mao, yo creo que está igualito a Melcochita, pero más tierno, como de ambiente. También habría que acotar que la Barbie Carolina debe saber que de buenas intenciones está construído el camino del infierno y el aceptar -tan graciosamente- un cargo de ese nivel de un gobierno con evidente estilo mafiosón la hace insoportablemente cándida. Ya habían varias jugadas similares. ¿Valió la pena quemarse así por ser la Caperucita de la Anticorrupción?. ¿Y con un lobo tan gordo?. En cuanto al free lance del Latin Finance de proponer al Tobi local como "hombre del año" nos parece de un humor negro insuperable. De hecho que este publi-cherry lo pagan los que se la están llevando boba con el incondicional manipuleo de este, su gobierno de turno. Lo de Mario Vargas LLosa no merece ni siquiera una ojeda de atención. Ultimadamente se nos ha puesto tan terriblemente reaccionario que es algo así como el Isaac Humala de la derecha nativa. Algunos comentarios de su libro El pez en el agua confirman la tésis de esta analogía de las declaraciones raras que estos tíos (que alguna vez coincidieron políticamente, allá por la epoca del rey Pepino) suelen aplicarnos bañados en su casi inimputabilidad.

TAQUILLERAS DE LA SEMANA (GUÍA PARA SUS COMPRAS PIRATAS)





Weekend Box Office Actuals (U.S.)Mar 28 - 30 weekend
1
21
Sony Pictures Releasing
$24,105,943
2
Dr. Seuss' Horton Hears a Who
20th Century Fox Distribution
$17,740,106
3
Superhero Movie
MGM Distribution Company
$9,510,297
4
Tyler Perry's Meet the Browns
Lionsgate
$7,481,508
5
Drillbit Taylor
Paramount Pictures
$5,713,585

CESAR HILDEBRANDT POR DOS






50 años de “Gente”
Ahora resulta que algunos celebran los 50 años de la revista “Gente”, “la revista de la gente inteligente”. Y pretenden esos algunos que “todo el mundo” se sume a la fiesta.En este país donde lo que más acaece es el olvido, ya no se recuerda lo que hizo “Gente” en la época en que era el mingitorio de Montesinos, la uretra del SIN y el conducto seminal de Fujimori.Bueno, “Gente” siempre había sido una revista que arrendaba sus páginas y vendía lo que podía vender de su contenido (o sea, todo, desde la carátula hasta sus sociales que hablaban de fiestas siempre ­inolvidables y damitas invariablemente bellas y matronas queridísimas y caballeros sin tacha y niñitos que eran el vivo retrato de su padre). Más que revista, “Gente” era una industria transformadora: no había hijo de la guayaba que no apareciese en sus páginas mutado en padre ejemplar y empresario del año ni había jugadoraza de alto vuelo que no brillase, sobreentintada, luciendo la última moda de South Beach y con cara de monógama con candado. Tampoco había idiota que dejase de aparecer en sus cuchés diciendo con solemnidad lo que hubiera tenido que callar por consideración al cerebro ajeno. Y no hubo peluquero desparramado que no pagase sus publis con el sudor de sus secadoras. Todo lindo.Y al frente de esa industria de la adulación viciosa, el columnismo leporino y la desvergüenza engrapada, estuvo y está, cómo no, Enrique Escardó Vallejo-Gallo, que se puso el guión porque creía que era nobiliario y debutó, con su primera mermelada, a la temprana edad de siete añitos, poniendo en su diario personal que los cromos de Fulanito eran una maravilla y cobrándole al aludido dos figuritas por tan valiosa mención.Escardó habría sido encantador si hubiese sido gratis. Lo que pasa es que, con los años, adquirió un volumen tan florentinamente papal que se creyó el Papa de la burundanga y se dedicó a vender indulgencias. Y de allí a tarifar insultos, licitarse de cuerpo presente, calumniar por encargo, “descubrir” documentos notoriamente falsos por orden de Montesinos, prestarse a contratar comunicados de doce minutos para la TV fujimorista, jugar a la pega con Oscar Dufour, al parchís con Bressani y al toma y daca al vuelo con Fernando Zevallos, había un solo paso.Un solo paso de león marino que Enriquito Escardó dio sin moverse, que era una de sus especialidades. La otra era lustrar todo tipo de calzado, como lo demostró durante el gobierno militar, cuando inventó la escupidita milagrosa sobre el trapo y el escobillazo al duco y a pulso redoblado. Y la tercera era hablar con voz quebrada del cáncer que tenía en la boca y que estaba a punto de matarlo, prólogo perfecto para llegar al tanto por ciento de las cobranzas sin factura y los premios del año que se repartían con matrícula. Felizmente, el cáncer no lo mató –más bien pareció huir de su boca– y la única enfermedad de la que no pudo librarse fue la que contrajo en África, con ocasión de uno de sus safaris por canje. Pero ese mal, que zumba en las moscas Tse Tse, fue una bendición para su santa y bellísima esposa, Morena, y sobre todo para sus contertulios, que sabían que cualquier monólogo de Escardó duraría tan sólo cinco minutos.“Gente”, esa “Amauta” de Eisha, esa “Amaru” del Pigalle, esa “Colónida” de los Trocas, cumple 50 años de trayectoria. ¿Y hay que celebrarlo?¿Qué pensarán los estudiantes de periodismo de los que festejan a “Gente”?Quizás piensan lo que muchos –empezando por los fujimoristas– quisieran convertir en la primera norma de un Perú supurado: que ­aquí ser decente o ser una basura da lo mismo. ¡Happy birthday!


Achorado Castañeda Lossio
¿Ese matón que gritaba, histérico, era el alcalde de Lima? -Sí, era él. Y les gritaba a Juan Paredes Castro, es decir a Nadie, y a Raúl Vargas, que cada día cocina mejor. ¡En plena “Ampliación de los sábados”!¿Y qué gritaba? Porque no tuve tiempo de acercarme al receptor. Sólo capté sus gritos de achorado. Lo que gritan los farsantes, así de sencillo. Casi todas, puras mentiras. Gritaba, por ejemplo, que sus críticos eran “parásitos de la política que se cuelgan de Castañeda para figurar”.¿O sea que Castañeda Lossio ya habla de Castañeda Lossio así, en tercera persona, como acostumbra hablar un entrenador de “fúlbol” apellidado Uribe?Sí, ya habla como Julio César Uribe. Dice, por ejemplo, que “Castañeda Lossio sí enfrenta los problemas medulares”.¿Cómo el del transporte público?Sí. Y pone como ejemplo de su buena gestión la suspensión de la buena pro en relación al transporte público de la Vía Expresa.¿Es tan sinvergüenza que dice que eso, que es una muestra de incompetencia y mañas dinerarias, es un ejemplo a seguir?Sí, lo es. Y dice además que no ha habido alza del presupuesto original en las obras físicas del Zanjón, como si alguien pudiera creerle, y que la anulación de la licitación defectuosa (que él mismo convocó) “no retrasará el proyecto”. No sólo eso. Con un tono de carnicero déspota, de verdulero andropáusico y de engreído capaz de todo, Castañeda Lossio tuvo el desparpajo de alabarse por el resultado en el proceso de revisiones técnicas.¿Qué? ¡Pero si no hay revisiones técnicas gracias a otra de sus licitaciones defectuosas!Eso a él no le importa. Y como exigió tener a Paredes y a Vargas como “interlocutores” principales, su conchudez quedó impune. Ni Paredes, desde la ultratumba donde reina, ni Vargas, desde la comodidad en la que se jubila en vivo y en directo, le dijeron una pizca de esta verdad monda y lironda:¿Cuál de ellas?a) Que Castañeda hizo un contrato con una empresa que no tenía experiencia internacional (Lidercón), lo que se probó hasta la saciedad. ¿Cuánto dinero se trasegó? Algún día se sabrá. b) Que Castañeda admitió un monopolio ilegal, un cronograma de trabajo incumplible, unas condiciones de trabajo que jamás debieron ser avaladas y una capacidad inspectiva que habría significado que las revisiones técnicas del 2008 hubiesen terminado a finales del 2009. c) Que Castañeda permitió que todo se hiciera tan mal que no hubo parámetros nacionales para el sistema. Lo que significó que un auto aprobado para circular en Lima no hubiera podido hacerlo en Ica. d) Que Castañeda se burló o calló cuando alguien propuso que otros talleres, debidamente calificados, se sumaran a Lidercón. Parece que el asunto era mantener el monopolio. Y por último, e) Que sólo cuando la gente empezó a rebelarse y las colas de madrugada fueron noticia hasta para RPP, Castañeda Lossio decidió cancelar, después de decenas de miles de revisiones ya pagadas, la concesión que irresponsablemente había entregado.Bueno, además todo indica que el arbitraje internacional al que Castañeda aceptó someterse fallará a favor de Lidercón, lo que se convertirá en una millonaria indemnización para la empresa española. ¿Algún día se sabrá cómo se concibió esta repartija?Ojalá. Lo que da escalofríos es cómo habla ahora Castañeda. “¿Quién solucionó los problemas del Seguro Social? ¡Castañeda Lossio! Porque él sí va al centro de los problemas”, dijo Castañeda Lossio.¿Está usted seguro de que eso no lo dijo Marco Parra, el segundo de Castañeda, el que se compró un BMW de 60,000 dólares con su sueldo de cinco mil ochocientos soles, el que tuvo que esconder el BMW y usar un utilitario coreano color rata?Estoy seguro, hombre. ¿No lee usted los periódicos ni escucha la radio? Eso no lo dijo Marco Parra, que esta vez no fue el que se “enfrentó” al ingrávido Paredes y al apanado Vargas.¡Fue Castañeda Lossio el que habló maravillas de Castañeda Lossio!Así es. Se remontó hasta sus orígenes como funcionario nombrado por Fujimori y dijo que, después de su gestión, los asegurados tuvieron por fin de todo. Y en relación a la actualidad dijo que gracias a él Lima ya es otra y que sólo los parásitos no lo quieren reconocer.¿Y este psicópata en progreso, este desdobladito gramatical, será el candidato con mayor opción en el 2011?Así es. Ya tiene la bendición de Alan García. Aunque García no habla de sí mismo en tercera persona, todavía.Todavía.


(*) Aparecidos en su columna del diario La Primera

viernes, 28 de marzo de 2008

NO UNO SINO MUCHOS MUERTOS



Cuatro mil soldados menos por Guillermo Giacosa (*)
Bush está triste. ¿Qué tiene George?, se preguntan sus allegados. Le han matado cuatro mil soldados en Irak y eso no es lo que él creyó escuchar de Dios. Interpretó, en sus meditaciones místicas, que el Señor le prometía serpentinas y confetis cuando él, con su rostro de eslabón perdido, le pidió que lo iluminara para saber si debía o no debía invadir la antigua Babilonia. Y no hubo ni serpentinas ni confetis para los soldados de la libertad, la democracia y el libre mercado, sino bombas, balas, odio, muchísimo odio, cientos de miles de muertos y millones de desplazados.
La referencia a Dios no es, de ningún modo, arbitraria. Está allí con todas su letras pues Bush, antes de postular a la presidencia, reveló que lo suyo era un mandato que venía de arriba. Él, antiguo borrachín y oveja negra de la familia (aunque, en verdad, no creo que en esa familia haya ninguna oveja blanca), había sido rescatado del mal para que como 'cristiano renacido' gobernara EE.UU. y salvara al mundo de la amenaza islámica.
No son pocas las iglesias que han respaldado la aventura bélica, y ese apoyo, fundado en una serie de interpretaciones disparatadas de la Biblia, sigue vigente y es uno de los mayores escollos para hallar una solución al conflicto entre Israel y Palestina. Seguramente, el ataque a las Torres Gemelas le confirmó a Bush la misión divina que se había atribuido y actuó en consecuencia incluso contra quienes, como Saddam Hussein, no tenían nada que ver con dicho ataque.
Aunque hay un mandamiento que ordena 'no mentir', parece que el Señor libró a Bush y a sus colaboradores de dicha obligación y, entre todos juntos, con George a la cabeza, dijeron 935 mentiras para justificar una guerra cuyos únicos beneficiarios han sido la empresa Halliburton (a la que estuvo ligado el vicepresidente Cheney) y las empresas de seguridad privadas que enviaron mercenarios para custodiar y combatir (y sin tener que respetar los molestos códigos éticos impuestos por la Convención de Ginebra).
En realidad, los muertos de EE.UU., contando contratistas, empleados varios de multinacionales y mercenarios, son muchísimos más que cuatro mil. La cifra redonda que acaba de reconocer el Pentágono solo se refiere al ejército oficial de los Estados Unidos. La mayoría de los decesos de soldados y mercenarios gringos, amén de los de otras nacionalidades que ya se han retirado del escenario bélico, se produjeron después de que Bush anunciara, disfrazado de aviador y desde un portaaviones, "misión cumplida". McCain, sucesor de Bush como candidato republicano, no tiene la menor intención de retirarse de Irak. Hillary Clinton es vaga en cuanto al tema y fue quien recibió las donaciones más importantes de la industria bélica para su campaña. Barack Obama es una incógnita. Algunos analistas afirman que tiene menos compromisos que los otros dos candidatos. Es posible. Lo que no creo que sea posible para un presidente es alterar el orden existente sin sufrir las consecuencias. Allí no hay golpes de Estado, allí se deshacen del indeseable.


(*) Aparecido en su columna del diario Perú21

POLLO A LA SUREÑA -INSÍPIDO E INEFICAZ-




“Entidad no fue hecha para reconstruir sur”
El director ejecutivo del Fondo para la Reconstrucción del Sur (Forsur), Julio Favre, repitió ­ayer el mismo argumento que usó en la víspera durante su presentación en Palacio de Gobierno, con la intención de blindarse de las numerosas críticas en su contra por la ineficacia mostrada en la labor que le fue encomendada, y dijo que esta entidad fue creada para ­evaluar los daños, realizar estudio de microzonificación sísmica e identificar los proyectos más importantes y no para ejecutar las tareas de reconstrucción de la zona devastada por el sismo que afectó el sur del país.En diálogo con una radio local, y siguiendo con sus justificaciones ante la inercia que lo caracterizó como jefe del Forsur, el cuestionado empresario, en cuya granja se instaló una base militar de la que salieron miembros del Grupo Colina para cometer algunos de sus asesinatos, precisó que este organismo fue creado originalmente para ser dirigido por empresarios privados, bajo ­una legislación especial, con la finalidad de poder actuar rápidamente y hacerse cargo de toda la reconstrucción de Ica y alrededores, zona afectada por el terremoto ocurrido el 15 de agosto del año 2008.Luego, arguyó que al poco tiempo el Congreso modificó esta posición y convirtió a los representantes del sector privado en funcionarios públicos, tras lo cual la mayoría de los miembros del Forsur presentaron su renuncia.Anunció, además, que presentará un documento en el que registrará todo lo actuado por el grupo de trabajo a su cargo, el cual será difundido a la opinión pública.



No, no es una cámara escondida ni una joda para Tinelli. Nosotros sabíamos que Don Julio desde chibolo no tuvo nunca muchas luces como consecuencia de ser un incontenible comedor de pollo y de las hórmonas que le aplican al ave de marras para que crezca más rápido y que pueden volverte empresario avícola o gerente de coiffiure. Dice el renunciante Jefe de FORSUR que significa FONDO PARA LA RECONSTRUCCIÓN DEL SUR que el FORSUR no era para RECONSTRUIR EL SUR. Osea que debió llamarse FO-NOR-SUR. O HUE-DIR (hueveando en el directorio).
El cavernícola ha esperado siete (7) meses (lo que también se demora en leer una tira cómica de Condorito sin entenderla) para explicarnos que estaba en plan evaluativo (que buena, semejante tabaza que sabrá de evaluar) y que iba a identificar proyectos (de paso identificaba a quienes iba a beneficiar con los mismos) y ahora nos privará de su fronteriza presencia porque se siente incomprendido. Siempre hemos criticado al APRA por la escasez neuronal en sus filas, el mal, cual epidemia, cundió y se apoderó de los fachos que los apoyan desde la mercantilística derecha empresarial. El caso del pollero cachetón es de una ineficacia tan sólo comparable con el de los ministros que no pueden comprar ni un patrullero, o los que ponen vacunas que matan. Y en medio, recontra-jodidos, nuestros hermanos del sur esperando por un estado que no existe y que cuando tiene una de sus fantasmagóricas apariciones es para provocar la protesta que se reprimirá abusivamente, o el desaliento y la desesperanza con la que en Ica, Pisco o Chincha se están -peligrosamente- acostumbrando a vivir.

VECINOS INVASORES





Lula llama a Chávez el gran 'pacificador'
El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó ayer que su homólogo venezolano, Hugo Chávez, fue el gran 'pacificador' del conflicto provocado por la operación militar de Colombia en territorio ecuatoriano. El jefe de Estado de Brasil relató que su canciller Celso Amorim, quien lo representó en Santo Domingo, lo llamó para decirle que el papel de Chávez fue 'extraordinario'. 'Al ex guerrillero y hoy pacificador, mis felicitaciones', dijo Lula.


¿De cúal fumó Lula? Decir que el gorila jacobino y manipulador de Chavez es un pacifista sólo puede tener tres explicaciones; mixto, marihuana o pastel. Y es que el petroleo del sátrapa veneco es capaz de horadar la conciencia de cualquier lider sudamericáno hasta llevarlo a expresarse como un oligofrénico. Lula ya se me había caído hace ratón Mickey, pero acaba de demostrarme que por mas mal que uno este siempre se puede estar mucho peor. ¿Propondrán a Chavez para el Nobel de la Paz? .


Uribe halla uranio y dice es de FARC
Las autoridades colombianas hallaron ayer 30 kilos de uranio que, según la computadora incautada al segundo jefe de las FARC 'Raúl Reyes', fueron adquiridos por la guerrilla. La primera inspección revela que se trata de un material empobrecido que no puede ser usado para fabricar armas atómicas. El hallazgo se dio gracias a la información suministrada por dos informantes que señalaron el lugar y aseguraron que el material pertenecía a un hombre llamado Belisario.


Si al zonzo vivo de Uribe le preguntan sobre el hundimienmto del Titanic, de seguro que responde que se lo bajaron las FARC. Eso del Uranio huele a ridícula intriga yanqui. BEWARE. Las FARC tienen armas de destrucción masiva (pero son tan babosos que compraron uranio empobrecido que no sirve para nada). Definitavemente, ni los gringos son tan listos (peor, yo sostengo que son unos tarúpidos) ni las FARC son tan peligrosas y efectivas (tan solo un miserable grupo delincuencial especializado en el secuestro de civiles inocentes) y Uribe que cada día está mas paranoico y esquizofrénico entre jugar a Yo Claudio (hacerse el idiota para poder gobernar) y sus, cada vez mas claros, vínculos con las mafias mundiales mas sucias y obscuras.
¿ Por qué no se postula a la Presidencia el Pibe Valderrama ?

CONOCIDO DEJAVÚ



Laura Bozzo y la hipocresía por César Hildebrandt (*)
Laura Bozzo es una incomodidad que la hipocresía quiere echar por la borda.¿La estrella de la televisión fujimorista resulta ahora un anacronismo vergonzoso?De ninguna manera. La Bozzo sigue siendo auténtica embajadora de nuestra caja ­idiota y, en muchos sentidos, del país que la endiosó.Lo que pasa es que la TV ­arrodillada quiere aparentar estar haciendo una limpieza en sus establos. Y qué mejor que Laura Bozzo para hacer de cabra expiatoria. Total, con Fujimori en desgracia y Montesinos condenado, “la abogada de los pobres” les recuerda a muchos el pasado compartido que tanto molesta.La misma gente que no protesta por la miseria intelectual de los noticieros de TV es la que ha convertido a Laura Bozzo en la alimaña que ensucia una pantalla presuntamente limpia.Es el show del detergente que te deja el blanco más blanco. Porque con o sin Laura, la tele de señal abierta –la que ven las mayorías– seguirá siendo la de los grandes intereses, la del sistema que aspira a su perpetuación y la del régimen político que gerencia la acumulación sin chorreo.Laura Bozzo está pagando el pato por su fujimorismo mercenario. Pero el fujimorismo, como atmósfera, modelo económico y malas costumbres, nos sigue gobernando. Y hay Lauras Bozzo farfullando en todas las antenas. La acusan de exportar un país que no existe, unos desdentados de ficción. La señalan como la autora de la mala fama del Perú en muchos lados.Cualquier turista recién ­aterrizado pensaría que el Perú es una suerte de paraíso calumniado a traición por una de sus hijas.La Bozzo no necesitó huaquear para mostrarnos el Perú que le daba 30 puntos de rating. Ese país cariado y estropeado estaba allí, a flor de piel canela, embalado para que alguien lo convirtiera en negocio sadístico.Y ese país no ha cambiado. Se diría que, en muchos aspectos, ha empeorado. La ciudad bestializada que es Lima ¿no parece un estudio de TV listo para que Laura Bozzo haga lo que sabe hacer?¿O es que el estupro, el incesto, el machismo desenvainado, la vulgaridad que se jacta, la ignorancia que se premia, la anomia que cunde, la mentira que vuelve próspero a quien la dice, la falsificación sin castigo, el robo carretero, el hacinamiento en las cárceles, la violencia en las calles, los taxistas pestíferos, los microbuseros asesinos, las bandas desalmadas capitaneadas por policías, los escupidores desde el auto, los meadores de bermas, la podredumbre de las licitaciones, los negocios de rapiña, han disminuido?¿Y han perdido preponderancia la prensa-basura, los periodistas limpiaparabrisas, la inmundicia chicha y la tele que se rasca el sobaco como gesto filial? ¿No es que Carlos Álvarez sigue haciendo lo mismo y por los mismos precios?Como si fuéramos escandinavos, insultamos a Laura Bozzo porque “nos desfigura” pagando a panelistas para que “hagan una representación”. Bueno, lo mismo hacen los congresistas –sólo que con plata de nuestros impuestos–. Y lo mismo los ministros, cuando repiten el libreto presidencial. Y lo mismo el señor Marco Parra, cuando simoniza al alcalde de Lima. Y lo mismo el sonámbulo Jaime De Althaus, cuando de adular a la patronal se trata. En la tele no puede haber huelga de guionistas porque el guionista es uno solo y es mister Miedo.Mister Miedo, por ejemplo, ejerce su autoridad en el programa de Jaime Bayly, el autor de la más documentada denuncia en contra de la Bozzo. ¿Pero se atrevería el brillante Jaime a invitar a Enrique Zileri a tocar el tema de la mentira en sus más amplios términos, incluyendo aquellas mentiras que tocan las puertas del Estado para obtener indebidos beneficios de identidad? Y es precisamente el canal del señor que se burló del Perú mintiendo y le cobró al Perú mintiendo por enésima vez, el que se yergue hoy en predicador deontológico. ¡Mejor que me cuenten uno de Jaimito!Laura Bozzo no inventó el país que la hizo rica y famosa en los Telemundos de Miami. Lo convirtió en dosis, lo abrevió, lo compactó y lo exportó para asombro de la extranjería. Porque sólo afuera pudieron sorprenderse de lo que nosotros vemos (y padecemos) a diario: la barbarie que impone sus lepras frente a las asustadas minorías de una clase media que tiende a esfumarse, a desaparecer, como alguna vez, gozoso, dijo desear el doctor Alan García.


(*) Aparecido en su columna del diario La Primera.

Es terriblemente cierto lo que escribe César Hildebrandt (una opinión compartida por otros pensadores respetables como Jorge Bruce). El cargamontón distractivo (cortina de humo de semana santa, como comentamos aquí) con la cara de Jaime Baily desde las ondas del canal del colchonero hebraico y de la Srta Mónica Cabrejos vía el fundo administrado judicialmente por la banda de Papa Upa -que iba a transmitir ese programa y que según ese rey del supercuajo que es Don Genaro no paso la evaluación- (¿cúal evaluación?, ¿es joda?) y con una televisión que mas que echada está abierta de piernas, que mantiene otros bodrios insultantes por cuestiones de rating, nos parece que (con todo lo mal que nos cae la Dra Manson) alguien -que se cree muy mosca- nos está tratando de meter el dedo mientras el país sigue bobo para el robo, las alzas, las cutras y todas esas lindas jugarretas que le gustan a nuestras clases dirigentes. ¡¿Tanta importancia tiene semejante abocastra?! Claro que no, a nadie le importa, ni siquiera hubo gente irritada cuando escapo del brazo (reumático) de la justicia nacional. El linchamiento es super-hipócrita pero tras ese espejismo se distinguen a las saquedores haciendo de las suyas y a otros angurrientos -en salmuera- tratando de pasar piola. Ojo, pestaña y ceja, presenciamos la esféra multifacética de la que hablaba Akira Kurosawa

jueves, 27 de marzo de 2008

YO NO ME LLAMO JAVIER (*)

(*) Javier Valle Riestra en un rapto de razón y desprendimiento a decidido pedir su renuncia al congreso otorongo, argumentando que no ha podido cumplir con sus promesas electorales, si todos fueran coherentes en ese sentido Alan tendría que ser el primero en renunciar. Este asunto tendrá aun para largo pues el cargo de congresista es irrenunciable cuando quizás en la practica no solo debería ser renunciable sino revocable por el pueblo si después de un tiempo prudencial el congresista no cumple ni con sus promesas o su actuación es deficiente, por emplear un término digamos amable.
Perublogs Tags:
, , , , , , JAVIER PRADO

NO COUNTRY FOR HUMAN RIGHS II



Crónicas del muerto y del degollado (II) por Guillermo Giacosa (*)
Qué país que no estuviera poseído por una turbulenta soberbia podría arrogarse el derecho de dictaminar quiénes cumplen y quiénes no con los derechos humanos. Esa debería ser tarea de organismos no gubernamentales ajenos a los intereses políticos de cualquier potencia.
Es una tarea ardua que reclama, entre otras cosas, una aguda visión antropológica sobre matices culturales, donde hallar el justo medio no es sencillo. La prohibición, en Francia, del uso del velo en las escuelas por parte de las estudiantes islámicas dio lugar a una polémica tan prolongada como notable en sus ponderaciones.
Sigamos, sin entrar en temas conflictivos como ese, con los contenidos del informe chino sobre EE.UU.
En ese país" -dice- "alrededor de 30 mil personas fallecen cada año por heridas de bala" (Reuters el 19/12/ 07). Además, "los abusos de poder de los departamentos judiciales y policiales han dado lugar a graves violaciones de las libertades y de los derechos de sus ciudadanos. Los casos donde las autoridades encargadas de la aplicación de la ley vulneraron los derechos civiles de las víctimas aumentaron un 25% -desde el año fiscal 2001 a 2007- respecto a los siete años anteriores, según estadísticas del Departamento de Justicia de EE.UU. Sin embargo, la mayoría de los oficiales encargados de la aplicación de la ley que habían sido acusados de brutalidad policial no fueron procesados", destaca el documento.
"Por otra parte, la libertad y los derechos de los ciudadanos han venido siendo marginados. El derecho de los trabajadores a sindicalizarse ha sido restringido. Se informó que el número de miembros de sindicatos disminuyó en 326 mil en 2006, con lo que el porcentaje de afiliados a sindicatos descendió del 20% en 1983 al 12%, en la actualidad". Y agrega: "La población pobre en EE.UU. se incrementa constantemente. Según estadísticas dadas a conocer por el Buró de Censos de ese país, en agosto de 2007 la tasa oficial de pobreza fue del 12.3 %, lo que suponía que 36.5 millones de personas vivían en esa situación".
Para quienes se pueden haber distraído les recuerdo, antes de que lean lo que viene, que estoy hablando del informe chino sobre Estados Unidos y no sobre Etiopía o sobre Sudán.
"El número de las personas hambrientas y sin hogar se ha incrementado de manera significativa en las ciudades estadounidenses. El Departamento de Agricultura declaró, en un informe presentado el 14 de noviembre de 2007, que 35.52 millones de estadounidenses, incluidos 12.63 millones de niños, sufrieron de hambre en 2006, un incremento de 390 mil respecto al año 2005".
Y finaliza este informe, que es enorme, con las siguientes consideraciones: "Recomendamos al Gobierno de EE.UU. que enfrente sus propios problemas en materia de derechos humanos y deje de aplicar las equivocadas y poco inteligentes prácticas de doble rasero a este respecto". Se trata del noveno año consecutivo que China publica este registro de los derechos humanos en EE.UU. para responder a los informes anuales del Departamento de Estado de ese país.

(*) Aparecido en su columna del diario Perú21

PLUMÍFEROS DE ALCURNIA






¿Es innata la decencia? por Beto Ortiz (*)
Tal es la enorme pregunta que -con ocasión de la primera entrevista de su vida- nos lanza un meditativo Jaime Bedoya, ensayando un tácito llamado a la humildad periodística desde las páginas de Rajes del Oficio 2, el nuevo y esperadísimo libro de Pedro Salinas que se presenta esta noche a las ocho en la barranquina casa de Agencia Perú . No exento de la imprescindible maledicencia límense, este segundo volumen -otro exquisito cóctel de cautivantes entrevistas noveladas- constituye una auténtica alhaja que, curiosamente, resplandece por la razón opuesta: porque, en medio, del sermoneo de rigor, el jamón y la rica maleta, sus diez entrevistados -una galería de viejos zorros que va desde Mario Vargas Llosa hasta Fernando Ampuero- desmenuzan las grandezas y las miserias de este oficio, reconociendo, de un modo infrecuente y hasta difícil de creer, las glorias y talentos del enemigo. Entretenidamente revelador para los lectores de a pie, obligatorio para los estudiantes de eso que llaman ciencias de la comunicación y providencial para nosotros, los coleguitas, esta revancha de Salinas es, sobre todo, un brutal misil de ubicaína para todos aquellos que siguen creyendo que el periodismo consiste en derribar gobiernos como palitroques, pues como le dijo una vez el dueño de un diario al escriba Juan Carlos Tafur: «Tú escribes pero nunca te olvides que la tinta y el papel son míos»
No sé cuán importante será para los lectores peruanos saber que -tal como ocurre con el cebiche y el inescrutable Rospigliosi (ese samurai de polendas)-, que el turbulento Tafur (ese psicólogo adiestrado de ojo clínico) podría comer pollo a la brasa todos los días sin aburrirse, como no se aburre de leer al muy fashionable Haruki Murakami en un inesperado rasgo de pompa que -cosa curiosa- lo emparenta con el infaltable Ampuero que anhela compartir con Scarlett Johansson los roles estelares de algún film y quien, en palabras de Salinas es entusiasmo que chorrea tinta y tiene una conversación entretenida de vodevil. Pero no he de negar que me consuela un poco en mi quelonia lentitud y mi flojera de la vida saber que, a Vargas Llosa, master of the universe, escribir su columna Piedra de Toque le toma un día entero. (Bastante menos que al igualmente célebre Aldo Mariátegui. Estoy bromeando, desde luego). O venir a enterarme que la investigación periodística consiste en encontrar obstáculos según pontifica el carismático y siempre dicharachero Gorriti quien está convencido de que el desmesurado Zileri (el John Wayne del periodismo vernáculo, el Gary Cooper de los semanarios políticos) es "tan buenazo y saludable como un milkshake". (1800 calorías). Me sorprende que the boss Alvarez Rodrich, (a quien Pedro -todas las cursivas son suyas- certeramente describe como el orden sumario, taxativo, inquebrantable), tenga un perrito llamado Popy. Joder, tío. Llamarlo así me parece un acto de extrema crueldad. (Contra el perro, claro). No me sorprende, en cambio, que Rospigliosi use pijama, (how sexy!). o que la vecina Chichi -quien sueña con actuar al lado de Hugh Grant -sintonice el Canal 95 del Congreso (how cool!) o que Sandokán sea, al mismo tiempo, el héroe favorito del ascético monje trapense Gorriti y del partero de las ideas De Althaus (el mío, por si a alguien le importare, es Tamakún, el vengador errante). Sí me sorprende, en cambio, que Jaime Bedoya, (que cuenta historias de corto aliento a cuerpo descubierto con fogonazos de sarcasmo, enhebrando palabras que centellean y que dejan al lector una impresión de extrañeza, de asombro y complicidad burlesca), tenga tatuajes o haya vendido alguna vez, cubiertos de acero inoxidable importados de China, de puerta en puerta. O que el acrofóbico, levemente autista y ovófilo De Althaus tenga los ojos muy alemanes. (Nunca he ido, pero...¿alguien podría explicarme, por la Melchorita, como son los ojos en Berlín?). No sé cuán importante será enterarnos de todo esto, pero de que es divertido, es divertido y además interesante y quizá hasta apasionante para muchos entre los que me cuento. Lo importante se lo dejamos a Mirko Lauer, que de eso sabe bastante y a cuya imagen y semejanza fue creado Nuestro Señor Dios Todopoderoso, según me asegura mi amigo el tremendo pintor Jaime Higa.
Y ahora que hablamos de importancias, ¿están todos los periodistas presuntamente "importantes" del Perú compendiados en los dos suculentos tomos de Rajes del Oficio? El amigo Pedro admite que no. Son simplemente una arbitraria selección de los que él dice apreciar y compadecer al mismo tiempo. No están, por ejemplo, Thorndike, ni Lévano, ni Salazar, ni Rafo, ni Hurtado (a quienes admiro). Tampoco están Balbi, ni Páez, ni Jara, ni Delta, ni Guerrero, (a quienes no). Sí es mencionado, en cambio, a cada rato y hasta por gusto, el amigo Anticristo Lúcar a quien -como se sabe- es siempre tan políticamente correcto cubrir de toda clase de invectivas y que esta vez, para variar, es insultado horrendamente por ese señor a quien tan bien queda llamar, tan en familia, Mario (y que no se toma la molestia de ofender con nombre propio a cualquierita así nomás. Desde aquí te envidiamos en silencio, Bigote, estás arriba). Dice el otrora observador de aves Zileri (la decepción más grande de mi vida -según Chichi que está dispuesta a matar con tal de conseguir una primicia, según Zileri) que Lúcar (a quien el Gusano Rospigliosi compara con una sanguijuela) sabe hacer televisión "pese a sus complicaciones pasadas". Habría que ver si su reciclaje es auténtico -retruca el (para MVLL) complicado Tafur- pero de que tiene oficio, lo tiene. ¿Nicolás qué?- se pregunta, evasivo y siempre travieso, el judoka Gorriti, (que no resistió en la tele ni medio año y que -según Valenzuela- se cree el papa, pero el papa Alejandro VI), al tiempo que el limeñísimo De Althaus -quien siempre está rascándose algo- lo califica de "eficiente". El día que alguien me llame eficiente me suicido.
Sostiene Tafur que los gays disfrazados son merecedores de una denuncia (completamente de acuerdo y sobre todo los periodistas gays disfrazados que son los más retorcidos y peligrosos: ¿enumeramos?). Sostiene que él profesa el sensacionalismo serio (que a mí me gusta llamar sensacionalismo ilustrado y al que adhiero, por supuesto). Sostiene que Neutralidad y Objetividad no existen y que si existieran habría que eliminarlas (en la medida de lo posible, junto a los profesores calzonudos que estafan a sus alumnos dictando cursos enteros sobre ellas). Sostiene que un periódico es más perecible que un pescado porque un par de horas mas tarde, ya es historia antigua. Sostiene que lleva sus querellas judiciales como quien ostenta condecoraciones. Sostiene que el Consejo de la Prensa Peruana le parece una gran estupidez (y a mí también). Dice que lo que más le jode del Perú es el carácter pusilánime de sus habitantes. Y, finalmente, confiesa que envidia la disciplina del director de este diario quien, fuera de proyectar cierto halo de tranquilidad, posee un espíritu lúdico, una mirada tímida y escrutadora a la vez y podría ser un buen jugador de póquer. Leyendo Rajes... descubro -asombrado, atónito, escandalizado- que me resulta absolutamente posible estar de acuerdo con Tafur. Heaven help me. Pero lo peor de todo no es eso. Peor es estar de acuerdo con aquellos colegas a los que uno peor les cae y de acuerdo, precisamente, en todo lo que nos perjudica: no se equivoca Gorriti cuando dice que la televisión actual se caracteriza porque la concesión de las licencias obedece a un interés fenicio, mermelero o lobbyista. Ni la Chichi cuando opina que al olfato periodístico hay que exigirle -primero- narices limpias o cuando dice que "algunos colegas" creen que para reinventarse tienen que suicidarse y especialmente cuando decreta que los programas políticos están condenados a morir. Ni De Althaus cuando denuncia que la peor enfermedad del periodismo es la incultura. Ni Ampuero cuando asegura que ser periodista es ser curioso, ser insomne y ser malicioso, que un periodista que no tiene malicia se ha equivocado de oficio. Ni Zileri cuando, caballero, admite que cada vez que se ventila una denuncia, los medios de comunicación se vuelven la última instancia del poder. Que es entonces y sólo entonces que su poder se torna fantástico.
Por alguna insondable, psicoanalítica razón, los héroes favoritos de casi todos los colegas entrevistados son dibujos animados. Para Augusto es Mister Magoo. Para Bedoya, el Hombre Par. Para la Chichi, la Pantera Rosa. Ampuero no menciona ningún cartoon pero admite comer corn flakes. Tafur se arrepiente de haber renunciado a Correo que ahora ha perdido su espíritu y ya no es el diario líder que fue mientras Chichi se arrepiente de haber dejado su programa dominical. Augusto sabe que los periodistas nos vamos al diablo cuando perdemos el sentido de ponernos en los zapatos de los lectores y creemos que lo que nos interesa a nosotros es lo que tiene que interesarle a la gente. (Y "la gente", por si acaso, es una señora bien buena que vive en Breña). Bedoya está convencido de que ser periodista no es un oficio más prestigioso ni más importante que el de un carpintero, que el periodista se cree más de lo que vale, que es soberbio y arrogante y que, muchas veces, lanza denuncias que saben a venganza porque carecen de humildad: como todo el mundo nos lee, nos ve o nos escucha, eso nos va construyendo una realidad paralela en la cual sentimos que el país no avanza si no se nos hace caso. (¡Por eso estamos como estamos!).
Pero a no arredrarse, camaradas, que el camino de la palabra es complejo, gris y revesero -como muy bien ha hablado Gorriti- huyamos como de la peste de todo lugar común en la expresión y en el pensamiento. Huyamos de la cobardía, de la pereza y de la cortesanía. Comprendamos, con Ampuero, que la vanidad es el motor del progreso universal. La vanidad, no la soberbia. Exclamemos amén cuando Vargas Llosa dictamina que la principal cualidad innata que un periodista necesita es escribir bien y su enfermedad: el cliché, porque cuando uno escribe de una manera funcional como lo hace el periodista, contrae hábitos y tics y eso devasta el estilo y la prosa de un escritor. Y, con la intercesión de San Mario, oremos. Oremos, hermanos para que el cruel maleficio contenido en las páginas 201 y 202 de Rajes del Oficio 2 jamás se cumpla, para que el Perú deje algún día de ser un país repleto de hombres talentosos que iban a ser grandes escritores y no fueron, que iban a ser grandes pintores y no fueron, que iban a ser grandes músicos y no fueron. ¿Por qué? Porque en el camino se inhibieron, porque todos sus esfuerzos se congelaron, porque perdieron el entusiasmo. Para que dejemos de ser, de una puta vez, el país que, a las finales, siempre afloja, roguemos al Señor. Te lo pedimos, Señor.Florilegio de frases favoritasa. La prensa no es el cuarto poder: es un poder de quinta.b. El periodista es una esponja que está permanentemente chupando lo que ve a su alrededor.c. Cuando el Perú logra algo con una mano, lo borra con la otra.d. El político puede soportar todas las críticas del mundo pero no soporta el humore. Los cronistas son los aristócratas del periodismo.f. Cuando uno es periodista a veces tiene que dejar de ser amigo.g. Los columnistas escribimos pronosticando lo que va a ocurrir al día siguiente y terminamos escribiendo otra columna para explicar por qué no ocurrió lo que pronosticamos.h. Me enfurece el egoísmo y la ceguera de los peruanos privilegiados.i. No sé qué es exactamente ser periodista.j. En periodismo le temo al error. ¿Y en la vida? El periodismo es la vida.
1. Mario Vargas Llosa2. Fernando Ampuero3. Gustavo Gorriti4. Enrique Zileri5. Jaime de Althaus6. Cecilia Valenzuela7. Augusto Alvarez Rodrich8. Jaime Bedoya9. Fernando Rospigliosi10.Juan Carlos Tafur


(*) Aparecido en su columna del diario Perú21

EXCOMULGADO POR LA SANTA PRESIDENCIA




El odio del Dr. García por César Hildebrandt (*)
Me siguen preguntando en la calle, generalmente con buena fe: ¿Cuándo regresa usted a la tele?Creen que de mí depende. Y creen también que estoy desesperado por volver al asunto de las luces, los coordinadores, los reportajes recién terminados de editar.No saben lo tranquilo que me siento escribiendo esta columna que Arturo Belaunde tuvo a bien devolverme hace unos días, volviendo a la radio desde el próximo martes, leyendo dos libros por semana, yendo a ver el cine que nos gusta –que no es el cine idiota norteamericano–, dedicado al tan desatendido arte de vivir.Veo la tele peruana de señal abierta a veces y tengo la sensación de que es una casa matriz con distintas sucursales numéricas. Porque las sucursales dicen las mismas cosas, censuran a la misma gente, guardan los mismos silencios.Y se callan sobre todo en torno a “la ley patriótica” que Alan García ha puesto en vigencia sin haberla promulgado. Esa ley que nadie ha escrito pero que casi todos acatan y que le permite al ambiguo juntacadáveres que hace de ministro del Interior seguir en su puesto y seguir dando náuseas. Esa ley que ha impuesto el fascismo balbuceante del jefe de la policía, que se atreve a acusar sin pruebas, condenar sin jueces y detener a militantes de izquierda que han decidido hacer política abierta. La ley que le permite a los cerdos del hortelano ver a las FARC en el norte, cruzando Aguas Verdes; en el Putumayo, yendo y viniendo de Colombia; en Iquitos, “exacerbando” los ánimos; en el sur, detrás del presidente regional de Puno, calumniado por el ex agente de la CIA Luis González Posada; en Pichanaki y en Andoas, alentando reclamos territoriales y comuneros. ¡Pero si parecemos gobernados por las FARC!Ese facho con uniforme de general de la Policía ha decidido que pensar distinto es pasible de cárcel. Y ha metido presos a estudiantes que, hartos de este sistema que convierte en general a cualquiera, apuestan por una opción radical y desarmada. Y nadie dice nada. Y la tele es la que más dice nada. Claro, si yo volviera a la tele no me quedaría callado ni haría de gallinita ciega como la hija del Piojo ni me disfrazaría de idiota para hacer juego con Miyashiro, como tiene que hacer cada noche el muy talentoso Beto Ortiz (que ignora que su trabajo de fritanguista en Nueva York tenía muchísima dignidad, si de comparaciones se trata). Bueno, el asunto es que la tele noticiosa y periodística es hoy en el Perú el spá de Alan García, la adormidera perfecta, la lobotomía ambulatoria. Y no sólo respecto de lo que está pasando en el Perú. Su amarillismo es ecuménico y sus productores suponen que el mundo es el par de notas aparatosas que propalan cada vez que un diputado le pega a otro en el parlamento de Taiwán o cada vez que una niña como Madeleine desaparece de un centro turístico. Se diría que la TV nacional es idiota por un imperativo de codicia. Si no lo fuera, entonces la SUNAT, que es chaira de Palacio, le cobraría a Ivcher los 54 millones de soles que se niega a pagar. Y Genaro dejaría de ser el ilegal administrador judicial que es. Y el Porfirio Díaz de la chingada antena no podría haberse apoderado de dos canales peruanos (el 9 y el 13). Y Canal 4, que es tan valiente con el personal de servicio del gobierno, quizás se saldría de la pesada gravedad del diario al que pertenece. Pero entonces tendríamos una TV sintonizada con algunos malestares sociales. Y eso es algo que el doctor García, que pregunta por mí cuando cree que ya no voy a regresar, jamás permitirá.Un amigo más o menos común me ha dicho que el doctor García me odia visceralmente desde que puse bajo la luz pública a su encantador último hijo. Me parece muy bien: es su derecho odiar. Lo que no me parece tan bien es que ese odio trascienda los linderos de Palacio, los límites de su alcoba, y llegue hasta la gente que quisiera apoyarnos en radio San Borja y que no lo hace porque está asustada, porque le han dicho que si pone un auspicio le caerá la autoridad tributaria que no le cobra a Genaro ni un solo centavo, porque ha recibido una llamada telefónica de un amigo próximo a los altos niveles.Hace días, Mirko Lauer tuvo a bien preguntarse por qué un empresario liberal no se animaba a ponerme en pantalla. Aquí va un ensayo de tardona respuesta: primero, porque no hay empresarios liberales cercanos a la TV; segundo, porque el odio presidencial de García resulta decisivo. Ni con Fujimori estuvo la TV peruana tan agachada y puta.


Posdata: Al cierre de esta columna me llega una noticia alentadora: Miguel del Castillo, hijo predilecto de don Jorge del Castillo, coanimará un programa político que Canal 11 transmitirá los domingos por la noche. ¡La TV nacional empieza a desapristizarse!


(*) Aparecido en su columna del diario La Primera

miércoles, 26 de marzo de 2008

NO COUNTRY FOR HUMAN RIGHTS





Crónicas del muerto y del degollado (I) por Guillermo Giacosa (*)
Que Estados Unidos se sienta con derecho, cada año, a pasar revista a la situación de los derechos humanos en 190 países, es un hecho que solo pueden producir mentes alucinadas como las que ocupan la Casa Blanca. Que China, que no tiene un récord florido en ese campo, le conteste es una suerte de exposición clarísima de que los asuntos mundiales se dilucidan entre los poderosos. ¿Qué país, sin el inmenso poder económico que ostenta China, se podría permitir el lujo de decirles a los gringos aquello de que ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio?
A la larga, los informes chino y estadounidense son útiles, sobre todo si se les adosa el que produce Amnistía Internacional o los informes regionales de otros organismos. Es bueno saber qué pasa en esa materia, y mejor aún es que nadie se arrogue en exclusividad, como lo hacía EE.UU., el derecho de denunciar a los otros.
Como nuestra buena prensa se ocupa preferentemente del informe gringo, destacando siempre lo que más le conviene, creemos que es justo que los chinos, excelentes socios comerciales del Perú, tengan su pequeño espacio para que conozcamos cómo andan los derechos humanos por las tierras del Tío Sam, donde todos tenemos parientes y amigos. El informe chino se titula Registro de los Derechos Humanos en EE.UU. en 2007.
El documento señala: "Como en años anteriores, el Departamento de Estado lanzó acusaciones infundadas contra la situación de los derechos humanos en más de 190 países, incluida China, pero eludió referirse a las violaciones de los derechos humanos en su propio país".
Luego viene la andanada de hechos que, a veces, la prensa difunde y, otras, soslaya pero que, agrupados, producen una contundente sensación de desazón en quienes ven a EE.UU. como campeón de la libertad y de la democracia.
El documento se divide en siete partes: el derecho a la vida, la propiedad y la seguridad personal; las violaciones de los derechos humanos cometidas por los órganos judiciales y policiales; los derechos civiles y políticos; los derechos económicos, sociales y culturales; la discriminación racial; los derechos de las mujeres y los niños; las violaciones de los derechos humanos en otros países. Dice en la primera parte: "El aumento de la violencia criminal en EE.UU. supone una grave amenaza para la vida, la propiedad y la seguridad personal de su pueblo". ¡Cuántas veces hemos leído, letra por letra, esta advertencia en textos gringos sobre otros países!
Y luego, citando datos oficiales: "El FBI informó en setiembre de 2007 que durante 2006 se produjeron 1.41 millones de delitos violentos en EE.UU., cifra que supone un aumento del 1.9% respecto al año anterior.
Las estadísticas dadas a conocer por el FBI muestran que, en 2006, el número de asesinatos y homicidios involuntarios en Estados Unidos se incrementó en un 1.8%, mientras que el número de robos creció un 7.2%. Ese mismo año, los residentes de 12 años de edad o mayores experimentaron 25 millones de delitos violentos y robos. (Continúa mañana).


(*) Aparecido en su columna del diario Perú21

ESAS COSAS DEL GÉNERO





La masculinidad por Fernando Maestre (*)
La masculinidad en el hombre, al igual que la feminidad en la mujer, son condiciones psíquico-físicas que tienen que ver con la identidad de género, que define y organiza la conducta y comportamiento del varón.
La masculinidad empieza en el nacimiento y nunca termina de estructurarse, de crecer, de modificarse, de acuerdo con las influencias socioculturales.
Es de suponer que la masculinidad ha logrado establecer sus primeros pilares cuando los niños alcanzan la pubertad y la adolescencia, pero nadie puede asegurar que estas fuerzas identificatorias iniciales hayan quedado establecidas al punto de no sufrir modificación. Son conocidos los casos de jóvenes que cambiaron su orientación sexual masculina durante la crisis de la adolescencia, y otros que detuvieron el interés por las mujeres.
En las últimas décadas, los varones han estado inmersos en una permanente crisis pues la imagen masculina ha quedado desubicada en relación con las nuevas costumbres de la sociedad, con el avance del feminismo y con los logros sociales de la mujer, en un mundo donde hombre y mujer deben trabajar por igual y donde, muchas veces, la mujer gana más que su esposo. Esto genera desubicación masculina al no tener un referente para apoyar la imagen del hombre posmoderno.
En el mundo actual es fácil que la identidad masculina incipiente tome rumbos inesperados pues los jóvenes ven grandes cambios sociales no exentos de sufrimiento y violencia; sienten sobre su vida las dificultades del padre para organizar su familia, remontando las crisis económicas, y se ven como objeto de lujuria en la sociedad de consumo. Ante esta situación, y dado que ni los padres ni los hermanos mayores le pueden dar instrumentos que garanticen estabilidad en su masculinidad, se puede poner en marcha un proceso de desidentificación masculina, donde las preocupaciones de los padres se relacionan con lo material, dejando de lado la orientación de su mente y espíritu. Muchos padres temen que si sus hijos no disfrutan y gozan cuanto antes, luego será imposible pues tendrán que incorporarse a la cadena de producción para sobrevivir.
Es en este panorama de angustia donde el púber siente la urgencia de buscar cuanto placer pueda encontrar, pues está convencido de que mañana tendrá que 'matarse' trabajando. En este punto pensamos que la identidad masculina del joven entra en una espiral de inseguridad, donde la salida equivocada que le queda es quemar etapas y llegar pronto a consumir todos los goces que mañana ya no tendrá.



(*) Aparecido en su columna del diario Perú21

RECORDANDO EN PARIS





París: pirámide de luz por César Lévano (*)
Estuve ayer en el museo de Louvre. A pesar de la lluvia y el frío, miles de personas circulaban por sus ambientes. Franceses, europeos de otros países, estadounidenses, japoneses, indios de la India y hasta del Perú (como el que te jedi).Era la demostración de que la cultura puede ser, si se la cuida y renueva, un buen negocio.Hace más de treinta años que no venía a París. En ese tiempo vivían aquí mis amigos Julio Ramón Ribeyro, Manuel Scorza y Rodolfo Hinostroza. Peruanos y latinoamericanos en general solíamos recalar en la casa de Désirée Liewen. Era Désirée una rusa de origen aristocrático, que en los años 20 y 30 del siglo pasado vivió la bohemia paupérrima y brillante. Fue entonces amiga de James Joyce, de Ezra Pound, del Hemingway joven. Y de los peruanos César Vallejo y Gonzalo More, pareja de Anaïs Nin.Me contó Désirée cómo había vivido las dos revoluciones rusas del siglo XX. Era una niña cuando vio que cientos de campesinos marchaban al asalto del palacio familiar, en 1905: “A los niños nos prohibieron mirar por las ventanas. Pero yo asomé por una y vi cómo la nieve se teñía de sangre”.Cuando en 1917 llegó la revolución de octubre, que ocurrió en noviembre, su padre dijo: “Vamos al exilio por poco tiempo. Esto va a terminar igual que en 1905”.No terminó igual. Désirée marchó al exilio. Combatió a favor de los republicanos en la guerra civil española de 1936-1938.Participó en la resistencia antinazi en la Segunda Guerra Mundial.En la época en que yo visitaba Francia, gracias a un canje publicitario de Caretas con Air France, allá por los años 60, coincidimos una vez con Rodolfo Hinostroza. Recuerdo que pregunté a Désirée cuál era el carácter de Vallejo en la vida diaria.–Era –me respondió– un hombre alegre. Salvo cuando bebía y se ponía a llorar. Como todos los peruanos, por lo demás...–¡No todos los peruanos! interrumpió, con su voz ronca, Hinostroza. Era otro París. Eran otros peruanos.En el Louvre me perdí en un vasto mundo de libros y discos. Vi esa pirámide de luz, pirámide invertida, hecha de plexiglás, que hace llegar claridad hasta el fondo de un amplio patio exterior. Es la Francia del arte, la ciencia y la técnica, siempre en la vanguardia. De los peruanos de hoy en París, que son estudiantes, poetas, pintores, científicos, técnicos, hablaré más adelante. Espero verlos personalmente. (Desde Francia)


(*) Aparecido en la columna del Director del diario La Primera

AL CALOR DE LA NOCHE





Calores que matan por César Hildebrandt (*)
Cuatro mil oceanógrafos reunidos en los Estados Unidos han llegado a la conclusión de que, si todo sigue así, el polo norte habrá desaparecido en el año 2015.El calor amenaza no sólo al planeta que hemos pisoteado. Amenaza a la inteligencia. No tengo la menor duda de que si los trópicos no produjeron filósofos es porque el sopor de la calentura menoscaba las sinapsis, apaga las luces del lóbulo frontal y excita, en cambio, el remanente mamífero del cerebro humano.Alguna vez en Asunción, a las dos de la tarde, caminé por una ciudad fantasma de la que brotaban humos de asfalto y fumarolas que se elevaban de los charcos. No era la siesta del amor a plena luz sino la estupefacción yacente de los 40 grados centígrados. Era el desmayo generalizado de una ciudad derrotada por los vapores de Satán. Siempre supe, además, que Roa Bastos escribió lo que escribió gracias al aire acondicionado. Y que si no fuera por el gas freón a Castro no se le hubiera ocurrido que podía hacer de Kruschev un cajero automático.Otra vez, al asomarme a la puerta de un avión que acababa de aterrizar, fui golpeado por un vaho embrutecedor que parecía venir de las calderas de un verano alienígena. Pero no. No era Mercurio. Era San Juan de Puerto Rico, la bella y ensopada ciudad que te puede matar con sus hervores. La ciudad que llama guiso de gandules a uno de sus platos más populares.Y cómo odiaba Madrid en los veranos de mi autoexilio. Madrid que a las dos de la mañana ardía como si la luna hubiese adquirido los hábitos del sol. Y cómo me vengaba de Madrid pensando que con esas temperaturas España sólo podía aspirar a Ortega Gasset (sucedáneo verboso de un Kierkegaard, un Spinoza o un Kant) o a Gregorio Marañón (una versión de bolsillo de Jung). Y siempre estuve seguro de que en invierno escribieron Hernández, Salinas y Machado. Como que tampoco es casualidad que al canalla de Franco se le ocurriera dar el zarpazo en pleno julio: lagartija gallega.Una de mis peores pesadillas consiste en que estoy perdido en un pueblo reventado por el calor buscando a alguien que sé que no encontraré. La gente no me habla pero me escucha y al final encuentro la salida. Pero la salida es una puerta ridícula que, una vez abierta, me pone ante la vista de un desierto chamuscado y unos matorrales que ninguna brisa mueve. Porque en el sueño me fijo bien: de pura inmovilidad, todo parece pintado. Entonces me despierto (aunque ha habido veces que el sueño se ha alargado un capítulo y es cuando camino sin rumbo por un camino humeante).Lo que quiero decir es que amo el frío y sólo tolero el calor cuando el mar está a tiro de piedra. Lo que he querido decir es que en los trópicos no está Henry Miller (los escribió en París) sino el señor notario que suda en un terno gris, el señor Ríos Montt en traje de fajina, el señor Arana goteando esperma en medio de sus indios esclavizados. Asocio el calor gotoso de Lima con todas las derrotas. Para mí el verano es una epidemia de cólera, una federación de mosquitos, los olores que prueban que no somos hijos de Dios.Y ahora me traen la noticia de que el polo norte desaparecerá en el 2015. Y me dicen que los espejismos del calor se verán en las carreteras donde antes nevaba siete meses al año. Y que habrá peyotes en las cercanías de Anchorage. Y que Marc Anthony cantará en bividí en un Wembley plagado de calatos. Lo único que falta que me digan es que alrededor de ese mismo año Alan García regresará, al calor de las masas y en olor a multitudes, a gobernar el país que tanto lo merece.



(*) Aparecido en su columna del diario La Primera

CONTRA LAS ALZAS LA ORTODOXIA NO TALLA





Prohibido controlar por Raúl Wiener (*)
Como poner algún control a los precios es un pecado de leso primer alanismo y la especulación no existe constitucionalmente, el gobierno no hace nada frente a la carestía que se vive en los mercados y la cadena de ajuste que se está produciendo en el resto de la economía. La teoría que nos ha regido estos años afirma que los precios tienen que equilibrarse por efecto de la oferta y la demanda, y que si eso no ocurre es porque alguien metió las manotas del Estado en el proceso. Como en estos años hemos tenido ortodoxia hasta el empacho, y todo intento de intervención ha sido atacado desde todos los flancos posibles, debería suponerse que aquí no pasa nada y que lo que vemos es una inevitable turbulencia. Es lo que dice Carranza, cuando anota que estamos ante una carestía importada y que al maíz y al trigo les va a meter subsidios como los que se están usando para el petróleo, o sea que va a regalar dinero a los polleros y al Grupo Romero. Aldo M ha avalado esta política de no tener políticas y amenazado con retirar el respeto que ahora tiene por García si cambia a su ministro de economía. El hecho es que la gente no opina de la misma forma, no tanto por chavista o humalista, sino porque siente que cada día que va al mercado encuentra una nueva alza y que lo que subió hace dos semanas está volviendo a subir, y así sucesivamente. La teoría del buen Carranza, según la cual estamos en una “inflación de alimentos”, que no se extendería a otros sectores con mayor productividad que pueden ajustar sus utilidades, no se está cumpliendo para nada. Cada empresa está programando sus cotizaciones para plazos cada vez más cortos y ajustando sus precios de acuerdo a las variaciones que está anticipando. Eso está a la vista mientras el presidente busca armar debates sobre la recaudación municipal, el perro de la SUNAT y las ineficiencias del Congreso. Como es obvio, los neoliberales más coherentes (no como Aldo M) se han empezado a preocupar del desorden que brota por todos lados. Y ahí es dónde podemos ver para lo que sirven ciertas teorías. En 1990, en medio de la tempestad de la hiperinflación, los ortodoxos encabezados por el actual amigo del APRA, Mario Vargas Llosa, decían que había que hacer un fuerte shock de precios, secar de moneda nacional la economía y luego liberalizar los precios. Con la gasolina a 30 veces el precio anterior y todos los precios principales a la suba, y con la gente sin dinero, la inflación tuvo que morir en cierto tiempo. Las empresas y pequeños productores tuvieron que vender aunque sea a pérdida. El empleo y los salarios se desplomaron. Y los neoliberales pudieron decir: ya ven, la inflación es monetaria, quito moneda y ya no suben los precios. Hoy, después de 18 años, están volviendo a revisar los libros y concluyen: la inflación es monetaria, ¿y qué me hago con eso? Que el BCR no compre más dólares, aunque el billete verde se vaya a 2 soles. Que se ajuste el gasto, aunque la plata se quede en el MEF. Cualquier cosa que no sea intervenir, controlar, gobernar. ¿Y ustedes creen que eso detendrá las alzas? Prueben, y van a ver.

(*) Aparecido en su columna del diario La Primera

HUAQUEROS VIEJOS





Ni Machu ni Picchu por Tomas G. Escajadillo (*)
Una de las palabras más prostituidas por nuestros políticos en los 20 últimos años es TRANSPARENCIA. Ese juicio centenario con la Universidad de Yale lo prueba. Estamos en dimes y diretes con ella sin que los ciudadanos peruanos sepamos nada.Recientemente más de cien intelectuales han rechazado enérgicamente el llamado “Memorándum de entendimiento” firmado por el ministro Garrido-Lecca, no se entiende con qué poderes o por encargo de quién.“Memorándum de sometimiento” es lo que de verdad ha firmado el ex gordo “todoterreno” (Vivienda, Salud; ahora transformado en superarqueólogo).En el pasado Dominical de El Comercio (16/03), el distinguido arqueólogo Luis Guillermo Lumbreras, hasta hace poco director del Instituto Nacional de Cultura (INC), dice tajantemente: “Se ha pasado por encima de la ley 28778, que establece la existencia de una comisión integrada por representantes del Congreso, del Ministerio de Justicia, del gobierno regional de Cusco y de la Municipalidad de Machu Picchu, además de los de Relaciones Exteriores y el INC. Por lo tanto, la actual es una comisión ilegal”.Se necesitó que Eliane Karp publicara una carta en el New York Times para que se revelara la trampa. Yale considera que de las 4,092 piezas arqueológicas se deben devolver sólo 384.Lumbreras es tajante: “Esto confirma la irregularidad de la comisión actual. Independientemente de eso, que debe ser objeto de examen por la Contraloría y el Ministerio Público, el problema central es la violación de la Constitución”.Como se sabe, Machu Picchu fue descubierta por un alcalde de una comunidad vecina, don Rosendo Maqui, quien llevó de la manito a Bingham hasta el gigantesco monumento. Bingham, con todo el dinero de Yale, realizó los primeros trabajos arqueológicos y se encargó de dar a conocer al mundo el portento. (Y saquearlo, ahora lo sabemos, con triquiñuelas de tinterillo astuto).Si la señora Bákula hubiese cumplido con su deber, la opinión pública hubiera sabido, hace tiempo, el contenido del inventario TOTAL de las piezasPero la señora Bákula no informa de nada y no da la cara, como en otros casos menores. En vez de TRANSPARENTE, en realidad es prácticamente INEXISTENTE.Por eso, podemos estar de acuerdo con las palabras finales del Editorial de La República del pasado martes 18: “Lo que no se sabe es si, a estas alturas, es posible variar el acuerdo”.Se puede y se debe variar el acuerdo del todoterreno Garrido-Lecca. Con nuestras riquezas arqueológicas no hay medias tintas. Y no sólo porque la Constitución así lo establece.


(*) Ex decano de la Facultad de Letras. Aparecido en su columna del diario La Primera.

martes, 25 de marzo de 2008

NUEVA EMBOSCADA CONTRA POLICÍAS MIENTRAS EL MINISTRO SIGUE TOMANDO MEDIDAS (*)

Medidas para ataúdes.
(*)Perublogs Tags: , , , , , , . De Javier Prado.

Si Toledo hubiera gobernado como se juergueba y Fujimori como saqueaba, quizás los recordaríamos como dos estupendos gobiernos. Claro habría que acotar que si el Apra dirigiera los destinos del país como blinda y protege a sus comnotádos ineptos estaríamos en la aurora de la mejor administración de todos los tiempos. ¿Qué tanto camote secreto con Melcochita de ambiente? . Ya párenla. El Ministerio del Interior es un desastre. Y hay muertos de por medio. Por verguenza, un paso al costado. Y sino un efectivo puntapie que lo ponga lejos de la Corpac.

EL DIA QUE CREARON LOS INEPTOS






Ayer fue el día de la TBC por César Hildebrandt (*)
Cada año, treinta mil peruanos se suman a la infausta legión de tuberculosos.Y cada año mueren mil de esos enfermos.Y no tenemos estadísticas fiables sobre la cantidad de tebecianos multidrogorresistentes que el Perú produce en series estadísticas anuales ni cuántos de ellos contrajeron esa malignidad en un hospital infectado o cuántos lo hicieron al interrumpir su tratamiento. Se supone que son unos 2,000, de los cuales algunas decenas padecen de un estadio superior del mal: la TBC no tratable, una mutación diabólica del bacilo que Robert Koch descubriera en 1882. Esta variedad es por ahora una condena a muerte del paciente.Para quienes creen que la TBC es decimonónica y sólo tose en las novelas románticas o ahuesa a la bohemia del Palais Concert habría que recordarles que las cifras mundiales han escalado a ratios que preocupan a la Organización Mundial de la Salud: nueve millones de infectados cada año, dos millones de muertos en el mismo periodo, un millón de pacientes que recaen, 500,000 que son alcanzados por la nueva y letal variedad de la enfermedad.Los países ricos no suelen tener tebecianos nativos. Muchos de sus esporádicos brotes vienen de la importación de mano de obra y de las condiciones de vida de muchos trabajadores migrantes, o del alcoholismo y la adicción a las drogas en su etapa terminal.¿Y el Perú? El Perú del doctor García sigue siendo un país de cálida acogida para la TBC. Avanzamos tan rápido que somos el segundo país de América Latina en proliferación tebeciana. El primero es otro potentado: Brasil. En Lima, el distrito donde el mal bate todas las marcas es La Victoria, que reportó 670 casos sólo en el año 2007. Allí se dan todas las condiciones para la multiplicación de las penas: no hay salud pública competente, la desnutrición es crónica, el hacinamiento es frecuente, la renta familiar es de llorar, la suciedad cunde y las infecciones asociadas están a la orden del día.El nuevo orden mundial del sálvese quien pueda y el darwinismo social que supone que los pobres son dinosaurios que sólo deben de esperar su meteorito ha replanteado algunos aspectos del Atlas tebeciano: el mayor índice mundial de casos de tuberculosis multidrogorresistente está en Baku, la capital de Azerbayán. Allí el agujero negro del mercado se ha tragado la salud pública y cualquier asomo de redistribución social: es el mundo que los economistas de la ultraderecha pregonan como el ideal.¿Qué perro del hortelano impide que erradiquemos la tuberculosis? ¿No es que el oro está a más de mil dólares la onza? ¿No es que el cobre etcétera? ¿No es que las reservas internacionales blablablá? ¿No es que el doctor García uyuyuy? ¿No es que PPKK? En este tigre casi asiático que es el Perú no es sorprendente que los hospitales infectados y las cárceles del infierno sean los mayores focos de contagio tuberculoso. Tanto hospitales como cárceles pertenecen al Estado, esa bruma que, según la ultraderecha en boga, hay que despejar. Esa cochinadita que hay que sacarse del zapato. Ese monstruo que alguna vez pretendió arbitrar los conflictos sociales y sacar la cara por los menos poderosos. Ese cáncer que nos impidió ser felices y que ahora, gracias a dieciocho años de quimio fujimorista, diablos azules toledistas y terapia alanista reforzada con la receta de la abuelita de Lourdes Flores, ha casi desaparecido. Alabado sea el Señor.

Posdata: Tuve que viajar en Aerocóndor el último fin de semana. La verdad es que si yo fuera chileno estaría feliz con esa clase de competencia: vuelos que invariablemente se retrasan o cambian de ciudad de partida, colaciones de orfanato de Dickens, aviones que podrían estar en el museo aéreo smithsoniano, sistemas de sonido averiados que impiden saber qué diablos dice el ayudante de cabina, personal sobreexplotado. Toda una joyita de línea aérea. “Aerobuitre” debería llamarse. ¿Y el ministerio de Transportes? ¿Espera que uno de estos días se caiga otro de esos vejestorios volantes para decir algo?


(*) Aparecido en su columna del diario La Primera (*)